Cómo afecta el calor a nuestro estudio.

¿Preparando oposiciones en verano?

Las elevadas temperaturas en los días de verano hacen que concentrarse sea una tarea difícil y nos desviemos de conseguir nuestros objetivos de estudio. El calor tiene una gran influencia en nuestro nivel de actividad llegando también a afectar en nuestro estado de ánimo.

Podemos llegar a sufrir síntomas parecidos a la ansiedad. Como consecuencia nuestra capacidad de atención, de concentración y de memoria se verán disminuidas.

Pero sí es posible, podemos mantener el ritmo de estudio en estos meses estivales. Solo hace falta ganas, buena disposición y organización. Debemos crear hábitos de estudio acorde al tiempo del que disponemos y a las condiciones que nos rodean.

 

Aquí te dejamos algunos consejos que te serán de gran ayuda para conseguir mantener el ritmo:

1. Combate el calor.
Busca un lugar adecuado. Es una mala idea llevarse los apuntes a la playa o la piscina para estudiar, solo conseguirás pasear los apuntes y acabar con cargo de conciencia por no haber avanzado nada en tu propósito.

El sitio elegido debe estar bien ventilado. Si no tienes aire acondicionado en casa, ir a una biblioteca puede ayudarte a cumplir tus horarios, sacándole el máximo partido a esas horas de estudio y así organizarte para después tener algunas horas libres.

2. Organízate el día.
Aprovecha las horas más fresquitas del día, te ayudarán a concentrarte y ser más productivo. De esta forma podrás desconectar y recuperar fuerzas el resto del tiempo.

Las mañanas son una buena opción, después del desayuno la mente está más despejada y el calor es menor.
Y recuerda, deja tiempo para descansar o para actividades de ocio, que también son necesarias.

3. Huye del sedentarismo.
Hay que dedicar tiempo a hacer deporte o alguna actividad que te ayude a desconectar y a estar en forma.
Para ello los descansos activos son una excelente herramienta para mejorar nuestra productividad y gestión del tiempo. Como resultado tendrás un estado más saludable y equilibrado.

Hacer ejercicios de estiramiento.
Dar un paseo por la naturaleza.
Actividades con la familia o amigos.

Si estudiamos sin parar, no podremos conseguir mantener la atención ni rendir al máximo. Estos descansos activos nos ayudan a reponer energías (sin realizar grandes esfuerzos físicos) para volver al estudio disminuyendo nuestro estrés.

4. Cuidado con lo que comes.
La alimentación e hidratación son fundamentales para que nuestra concentración aumente. Evita las comidas con mucha grasa y frituras que harán más pesada la digestión. En su lugar puedes recurrir a verduras y hortalizas: ensaladas, sopas frías, gazpachos y zumos. Estos platos descienden la temperatura del cuerpo.

5. Márcate objetivos a corto plazo.
Deberás organizar tus sesiones de estudio como una jornada de trabajo. Esto implica ser coherente con el tiempo del que dispones y los contenidos que debes estudiar. Por ello establecer objetivos a corto plazo, por día o por semanas, te harán sentir que avanzas en tu estudio y te darán más energía para seguir avanzando.
Por el contrario si te marcas objetivos a largo plazo puede que te resulte más difícil llegar a la meta y la pereza pueda contigo, haciendo más difícil mantener tu concentración.

 

Si aún no dispones de material de estudio, aquí tienes todos los temarios que ofrecemos para preparar tu oposición:

Ya sea para convocatorias estatales o locales, en nuestro catálogo tenemos recogidas las diferentes áreas para las que disponemos de materiales de preparación, una amplia gama de libros que serán el complemento perfecto para ti.

¿Quieres estar alerta sobre todo lo relacionado con esta oposición?

  • Suscríbete AQUÍ  ¡Y consigue gratis tu planificador mensual 2020!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.