¿Sabes la importancia de los Descansos Activos?

Los descansos activos son una excelente herramienta para mejorar nuestra productividad y gestión del tiempo. Conllevará una mejor salud personal y por tanto un estado saludable y equilibrado.

¿En qué consisten los descansos activos?

Es lo que llamamos descansar con movimientos no intensos. Es decir, que no llegaremos a la fatiga física, sino que realizaremos alguna actividad que sea poco estresante para el cuerpo. Puedes hacer algún ejercicio aeróbico, siempre de baja intesidad.

Por ejemplo:

Hacer ejercicios de estiramiento.

Es importante cuidar las posturas al estudiar y debes prestar también atención a la respiración. Si lo prefieres puedes acudir a una clase como yoga o pilates, o una actividad que te mantenga motivado y en movimiento.

Dar un paseo por la naturaleza.

Puedes salir a dar un paseo y tomar el aire por el parque, la montaña, la playa… lo que tengas más cerca o te apetezca. Si en tu caso tienes una mascota, salir a pasear con ella será la excusa perfecta.

Actividades con la familia o amigos.

Puedes pedir a tu pareja o familiares que te acompañen para realizar alguna actividad que os guste,  pasar tiempo juntos te aportará un enorme beneficio y te ayudará a estrechar los azos afectivos. Si en tu caso tienes hijos, aprovecha para salir a jugar o correr con ellos, para los niños también será un momento de convivencia que aportará calidad a sus vidas.

Salir a bailar un rato.

Sal a bailar con tu pareja o amigos. O si lo prefieres, en la intimidad de tu habitación. ¡Es una actividad muy divertida! ponte música motivadora y desconecta un poco, deshiníbete y te sentirás mejor. Si lo haces con un grupo de amigos te ayudará a la sociabilización.

¿Cuales son los beneficios de los descansos activos?

Estos descansos nos ayudarán a un mejor funcionamiento de nuestro sistema lo que implicará un cerebro mejor optimizado. Tendremos  más resistencia al estrés, más claridad mental y en consecuencia mejor toma de decisiones.

En conclusión, si trabajamos o estudiamos sin parar, no podremos conseguir mantener la atención ni rendir al máximo. Estos descansos activos nos ayudan a reponer energías (sin realizar grandes esfuerzos físicos) para volver al estudio disminuyendo nuestro estrés.

 

Y a tí ¿cómo te gusta realizar los estos descansos? Déjanos un comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *