¿Te cuesta acabar tareas pendientes?

Descubre los mejores trucos para ser más productivo.

¿Pasas más tiempo pensando lo que tienes que hacer que realmente haciéndolo?  ¿Aplazas las tareas, deberes y responsabilidades por otras actividades que te resultan más gratificantes pero que son irrelevantes?

Si este es tu caso, y has empezado a procrastinar, debes parar un momento y analizar qué te está llevando a este comportamiento. Se puede caer en la procrastinación por varios motivos: estrés, ansiedad, miedo al fracaso, impaciencia o por sentirnos desbordados.

Si adoptamos esta actitud de posponer todo aquello importante para conseguir nuestros objetivos, solo conseguimos agobiamos y así reducimos nuestro nivel de productividad. Por ello, conviene aprender algunos trucos para manejar el estrés y ser más productivo.

Haz un poco de utoanálisis. ¿Cómo gastas tu tiempo?, ¿Qué tareas son más urgentes y cuales son secundarias?
Necesitamos una dosis importante de voluntad y automotivación para conseguir buenos hábitos y rutinas que nos haga más fácil llevar a cabo todas las tareas que nos fijamos conseguir a través de pequeñas metas.

 

¿Quieres ser más productivo/a? Aquí tienes unos consejos.

1. Asigna un tiempo para realizar cada tarea; de esta manera te propondrás retos realistas y podrás realizar cada tarea de forma más organizada.

2. Evitar distracciones. Si estamos con varias tareas a la vez, nuestro cerebro va saltando de una actividad a otra y no es capaz de mantener la concentración. Si las interrupciones son frecuentes rompemos la concentración y tardamos en volver a conectar.
Evita mirar el email o atender llamadas si no son estrictamente necesarias. Si tienes que consultar el email para tu trabajo, márcate un tiempo concreto para dedicarlo a esta tarea.

3. Cuenta con el apoyo de la familia. Si explicas a las personas que te rodean que necesitas concentración para avanzar en tus objetivos, seguro que lo entenderán y te dejarán tu propio tiempo para que avances en tus tareas de forma positiva.

4. Haz una sola tarea a la vez. Hasta que no acabes una cosa, no empieces otra. Esto provocaría que no acabes ninguna de las dos y vuelvas a tener cosas pendiente sin poder haber conseguido finalizar ninguna de las dos.

5. Busca un método para llevar el control de las tareas pendientes. Deberás aprender a diferenciar lo urgente de lo importante.

A continuación te citamos tres técnicas que funcionan genial para este propósito:

 

Técnica de La matriz de Eisenhower.

Utilizada para descartar tareas que no son prioritarias frente a las que sí son importantes.

técnica productividad

 

Otra técnica para conseguir llevar a cabo todas las tareas previstas es utilizar la Regla 1-3-5.

Consiste en escoger un número limitado de tareas. Sería 1 tarea grande al día, la más extensa o importante. 3 tareas medianas que pueden ser importantes pero más sencillas en su realización y 5 tareas pequeñas que no sean de vital urgencia.

 

También os recomendamos la Técnica Jay Shirley.

Esta técnica consiste en hacer cada mañana una lista de tareas divididas en tres columnas: necesito (alta prioridad), debo (aquello que obedece a motivos a largo plazo) y quiero (algo que despierte tu interés).  Lo ideal es ir haciendo una tarea de cada columna cada vez, de forma alterna. Y es imprescindible evaluar al día siguiente la mejora en nuestro rendimiento y el impacto obtenido con ello.

 

Esperamos que estos consejos te sirvan de ayuda. Recuerda, intenta enfocarte en los aspectos positivos, piensa en los grandes cambios que vendrán a tu vida en los próximos meses y saca partido a todo lo que ahora puedes mejorar y cambiar.

 

Si quieres estar alerta sobre todo lo relacionado con las oposiciones:

Suscríbete AQUÍ  ¡Y consigue gratis tu planificador mensual 2020!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *